Ciudades de concreto, sistemas de papel

En las películas y en las grandes cadenas de noticias nos mostraban protocolos de preparación frente a crisis que podían poner en riesgo miles de vidas, las películas nos mostraban como países de primer mundo eran capaces de mantener a su gente a salvo, y las cadenas noticiosas nos decían que los mejores sistemas de salud estaban en muchos países en vías de desarrollo que contaban con un inmenso gasto público para beneficiar a la seguridad, pero nada más lejos de la realidad, el planeta entero a chocado contra una pared de propagandas de mentiras en cadena que lo único que hacían era mostrar lo mejor de quiénes querían sólo tener la opinión pública a su favor, pero si algo hemos aprendido todos en este año es que la deshonestidad mata, la deshonestidad da falsas ilusiones y arriesga hasta el borde a las democracias más sólidas. La mayoría de gobiernos, y de cadenas de noticias creían estar preparados, hasta que  vieron arder todo, vieron como una sombra oscura se cernía sobre la gente mayor o con enfermedades prexistentes, se dieron cuenta de la importancia de mantener a los estados sólidos, más en el ámbito de la salud, esto demasiado tarde mientras la esperanza colapsó contra todo pronostico.

Las grandes metrópolis, las ciudades capitales golpeadas por el virus y por la crisis económico que tardará mucho en irse, vimos la realidad, fachadas hermosas, arquitecturas imprescindibles, pero hospitales de papel, dónde los medicamento estaban caducados, los dueños vendían sin cesar medicina publica con sobreprecios para lucrarse, y esto mientras el padre o la madre de alguien se ahogaba sin poder recibir medicina o un respirador.

Hoy vemos todo claramente de forma más panorámica, y podemos llegar a la conclusión que el gran fallo ha sido dejar que nos siga gobernando gente muy mayor, porque muchos de estos gobernantes vienen de épocas de posguerra y su visión es estrictamente cerrada, confiada y con una fe que colocó sal a las heridas más agudas, los tiempos han cambiado y muchos no aceptan eso, por lo tanto la manera en la que se gestiona también debe cambiar, es cuestión de aprender hacia dónde se dirige la naturaleza humana e ir aceptando los cambios, después de todo lo más importante es avanzar y no perder el significado como especie.

Publicado por Néstor Est.

Escritor, Geek, humanista, amante del arte contemporáneo, ciencia y astronomía. Con conocimientos absolutos en diseño audiovisual, cloud computing, fundamentos de marketing y economía.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea tu página web en WordPress.com
Empieza ahora
A %d blogueros les gusta esto: