Latinoamérica y la Maldición del Populismo

“La lucha nunca estuvo en las calles, ya que nunca se ganó nada realmente ahí, siempre hemos sido ignorados, porque todo era un engaño, siempre se trataron a las protestas como innecesarias por quiénes tomaban decisiones malvadas, pero que luego la disfrazaban de cambio y positivismo para tranquilizar a un pueblo hambriento y sin esperanzas, mientras la verdad era evadida por la costumbre”.

Las comparaciones nunca son justas cuando nos tenemos que enfocar en una región puntual, pero es necesario hacerlo, y en en estos tiempos que corren observamos el resurgimiento de Oriente y la decadencia en Occidente, y actualmente atravesamos momentos extraordinarios, momentos en dónde se tenía que ver que tan fuertes eran nuestros sistemas sociales, incluso podríamos incluir a las copias de sistemas privados, y lo cierto es que se puede asegurar que en todo Occidente, quiénes más afectados estamos somos los Latinoamericanos, porque a pesar de que Europa y Norteamérica se encuentran en decadencia, una muy complicada y sistemática decadencia, cuentan con recursos económicos relativamente fuertes para poder solventar hoyos momentáneos en su economía, en reforzar sus sistemas de salud en un último memento y poder asegurar que todos los ciudadanos en uno de estos países ya desarrollados reciba una compensación económica por parte del gobierno. Si analizamos las connotaciones reales y globales de las economías se siente cómo si todos los países hubieran pasado por un examen y cómo región Latinoamérica reprobó, reprobó no sólo por sus débiles democracias que en la gran parte de su historia han sido autoritarismos disfrazados de bondad, sino que casi siempre le echamos la culpa a los políticos, o le echamos la culpa a personajes que tienen connotaciones fuertes en las noticias que sólo difunden odio disfrazado de un lenguaje jocoso, pero si lo vemos desde otro contexto, estos personajes sólo son la consecuencia del real problema, la falta de pensamiento crítico en casi todas estás poblaciones. Al finalizar cada año, los países presentan datos de cómo les ha ido en la economía, algunos países crecen al 2%, otros al 7%, y también muy pocos decrecen a pasos agigantados económicamente hablando, pero lo cierto es que esto no refleja la realidad, porque la realidad es que durante décadas se siguen implementando las mismas fórmulas en todos los mismos sentidos, sin ninguna respuesta que muestre que el crecimiento que tienen las naciones Latinoamericanas es puro, y esto recae en la educación, recae en cómo se imparten las mismas enseñanzas con los mismos modelos educativos desde hace 50 años, tan sólo con la variación de que ha llegado una era digital, y que a pesar de eso ha sido mal aprovechada.

Desgraciadamente estos países en vías de desarrollo en casi toda la región, en el pasado contaron con una educación muy arraigadas a la mediocridad, ha perder la obediencia, y a la vez al estar acopladas con un individualismo que a raíz de los años ha hecho que se pierda en cierto punto el sentido común de ser una especie, de trabajar en equipo, de cooperar, de decidir hacer las cosas bien porque eso mejoraría nuestro entorno y el entorno del prójimo, en resumen se entiende, que han ganado el egoísmo y la ignorancia. Cuando nos enteremos en las noticias que ha ganado un político con ideas extremistas y que causan daño ha una parte de la población de manera puntual, nos terminamos sorprendemos y nos preguntamos ¿Cómo ha podido ganar las elecciones esté tipo con unas ideas tan crueles, tan oscuras e inhumanas? Porque en el populismo, el miedo y el odio venden. Ya que en la susceptibilidad de la gente, en la desolación, en la esperanza ciega, nace la posibilidad de aprovecharse de eso y esté mal venir es utilizado por intelectuales sin escrúpulos o por quiénes sólo quieren enriquecer sus bolsillos ha costa de engaños, entonces cuando existen crisis cómo el Covid-19, estos engaños tienen el altísimo costo de vidas humanas, dado lo poco eficientes que han sido las instituciones de salud pública en estos meses. Estoy seguro que si un habitante promedio en los países que ya se encuentran en desarrollo escuchase a un populista latinoamericano decir que le dará felicidad al pueblo y les dará riquezas, está persona lo observaría con incredulidad y asco, porque entendería que aquel político sólo dice lo que el pueblo quiere escuchar, pero ocurre que en las regiones subdesarrolladas son muy débiles mentalmente, por lo tanto caen ante este buen orador y crean un vinculo viendo de manera mesiánica a una simple persona con un micrófono. Y siempre he reiterado que la falta de educación en los pueblos, es la forma más cruel de homicidio estatal, porque implica que el bienestar podría ya no llegar, y también implicaría que los jóvenes se queden sin oportunidades y a largo plazo con pocas opciones sostenibles para sus familia. No creo que a corto plazo exista una solución, sólo quería dejar registro de cómo se ve el mundo desde abajo, y con expectativas neutras con nuestros gobernantes, porque sus decisiones sólo están dadas por historias del pasado, pero creo enormemente en el poder de resiliencia enorme de todos los pueblos para seguir yendo para adelante, aunque sea heridos por la incertidumbre generacional.

Publicado por Néstor Est.

Escritor, Geek, humanista, amante del arte contemporáneo, ciencia y astronomía. Con conocimientos absolutos en diseño audiovisual, cloud computing, fundamentos de marketing y economía.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea tu página web en WordPress.com
Empieza ahora
A %d blogueros les gusta esto: