Utilicemos a la fotografía cómo un canalizador de nuestras tristezas

Cómo en esas tardes que vemos hacia el cielo. Y nos invaden sentimientos de melancolía y desconcierto, en dónde nos preguntamos ¿Hacia qué dirección irá todo? Y en esas preguntas observamos una combinación de colores tan especiales, que nos hacen sacar nuestro móvil y fotografiar aquello, porque un cielo yendo hacia la noche nos recuerda cómo nos sentimos en ese momento, y los pensamientos que tuvimos bajo aquellas las luces temporales. Podemos usar a la fotografía cómo nuestra propia firma de expresión sentimental, permitamonos usar filtros, o falta de ellos para darle vida al blanco y negro, que represente por lo que pasamos, y que eso nos haga crear una discreción en pie de página de lo que estaba dentro de nosotros en ese instante.

Días en los que no existía cuarentena, y el más grande de nuestras preocupaciones era que no se acabe el helado en el parque de diversiones.

El color, la textura, el efecto difuminado de fondo, o el granulado que le dan unos aspectos antiguos, o a temporales a nuestras fotografías, representan momentos inolvidables que han quedado marcados dentro de nuestro ser.

Las tonalidades en los cielos antes de llegar a la noche, hacen referencia a una melancolía profunda que nos invade, melancolía por recuerdos de un pasado que ya no está.

Lo más bello de las fotografías nocturnas es que cobran sentido las luces, porque resaltan por encima de toda la oscuridad, entonces cobra sentido los nodos de luz que nos recuerdan las intermitencias y el cambio brusco de momentos y situaciones que podemos atravesar.

En una noche dónde predomina la iluminación y la ausencia de ruido, resalta la empatía por los momentos nocturnos que nos dejan sonrisas pero con vacíos por la interminable oscuridad.

Así también cómo también podemos contemplar nuestra tristeza en la noche, podemos plasmar nuestra felicidad en la luz, en la iluminación natural del día, de la mañana, de la biodiversidad que está en nuestro alrededor.

En un sistema complejo, la vida crea su belleza entra la adversidad del caos, y nos enseña que de los momentos difíciles se aprende y se sale.

Publicado por nestorestm

Escritor, Geek, humanista, amante del arte contemporáneo, ciencia y astronomía. Con conocimientos absolutos en diseño audiovisual, cloud computing, fundamentos de marketing y economía.

3 comentarios sobre “Utilicemos a la fotografía cómo un canalizador de nuestras tristezas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea tu página web en WordPress.com
Empieza ahora
A %d blogueros les gusta esto: